jueves, 16 de junio de 2011

Ubuntu Vs. Mint

Ubuntu y Mint son dos distribuciones Linux que han ganado muchísima popularidad durante los últimos años gracias a una interfaz amigable y su facilidad de uso.

Ubuntu se basa en Debian, y su primera versión se publicó en octubre del 2004, haciendo uso del entorno de escritorio GNOME.

Por su parte, Mint vió la luz en Agosto del 2006 y comenzó siendo exactamente igual que Ubuntu, con la diferencia de que incluía software extra preinstalado que no traía Ubuntu por cuestiones de licencias.

Con el paso del tiempo, lo que empezó siendo una distro que simplemente añadia algunos extras menores a Ubuntu, ha ido cogiendo forma y labrándose una identidad propia. Siguen teniendo similitudes como el Centro de Software, claro, pero lo cierto es que Mint 11 ya no se parece mucho a Ubuntu 11.04. ¿Por qué?


Mientras que Ubuntu ha cambiado su entorno de escritorio por Unity, Mint sigue siendo a fiel a gnome2, algo cada vez más raro teniendo en cuenta que otras grandes distros como Fedora ya han dado el paso a gnome-shell.

Linux Mint 11 se ha convertido en, probablemente, la mejor distro con gnome2. Donde otras se han atrevido con gnome-shell (al que no me acabo de acostumbrar, pese a tener sus bondades) o Unity, en el caso de Ubuntu (infumable muy deficiente en mi opinión), Mint se mantiene como una de las pocas que aún utiliza gnome2, y siendo esta probablemente la última release con este entorno de escritorio, aún puesto toda la carne en el asador para dar lo mejor de si y hacernos llegar una distro muy pulida. Atención a la sección Buscar del menú, que te da la opción de instalarlas si no las encuentra en el sistema.


Por otro lado, Ubuntu ha dejado atrás el clásico gnome2 para pasarse a Unity, una interfaz creada por la propia Canonical. Se trata de una GUI con un dock vertical al lado izquierdo de la pantalla. Han eliminado los clásicos menús de gnome-panel y los han cambiado por el que podeis ver en la imagen adjunta. Unity ya venía siendo usada desde hace tiempo en la versión para netbooks de Ubuntu, lo que se deja notar en las nuevas listas de aplicaciones, mucho más grandes y visuales, llenas de iconos.


Si tuviese que usar una de las dos habitualmente, hoy por hoy elegiría Mint sin dudarlo. Le saca el máximo partido a un entorno que ya está más que testeado y que ha demostrado ser estable de sobra. A Unity, por otro lado, aún le queda trabajo por delante para pulir pequeños fallos que aún sigue arrastrando, y por otro lado, resulta algo más pesado en cuanto a recursos.

Dos distribuciones muy asequibles para usuarios que no tengan ninguna intención en sumergirse en el inframundo de las terminales y los sudo. ¿Cual os gusta más a vosotros?

3 comentarios:

  1. Interesante y conciso artículo.

    ResponderEliminar
  2. Utilizo linux mint 11 katya y te puedo decir que anda muy bien en laptop, de hecho estas palabras las escribo desde linux mint.

    La recomiendo para los que comiencen en este mundo de las distros de linux

    ResponderEliminar